—¿Qué es ADAT y con qué finalidad se crea?
—Marta Reynals (M.R.): Los cuatro fundadores somos abogados, y coincidimos en unos intereses comunes, la defensa de los derechos que amparan los animales, porque venimos del activismo o hemos hecho formación en este ámbito. Decidimos fundar la asociación porque pensamos que puede ser una manera eficiente de amparar los derechos de los animales, ya que dentro del propio sistema, al no tener un amparo en particular, quedan un poco desoídos.

—¿De qué manera lo harán?
—M.R.: Nuestra voluntad es actuar siempre en beneficio de los derechos de los animales, ya sea proactivamente, intentando que la normativa evolucione, ya sea asegurándonos que la normativa existente realmente se aplique.

—A la práctica, ¿en qué consistirá, su labor?
-Aina Paredes (A.P.): Intervendremos una vez las personas hayan puesto una denuncia. Nuestra tarea consiste en interesarnos por como está el procedimiento correspondiente, comprobar si la administración o el cuerpo de seguridad al cual se han dirigido ha actuado, y que se está aplicando la normativa. Lo que queremos es que la gente deje de pensar que denunciar no sirve para nada.
—M.R.: También queremos ser una herramienta que sirva para encontrar indicios que, casos que parecen aislados, quizás no lo son tanto. Como las denuncias se ponen a nivel individual, en cuerpos de seguridad o administrativos diferentes, no se acaba de ver la totalidad y, con el seguimiento de las denuncias, podremos tener esta perspectiva.

—¿Entre sus funciones hay la de asesorar a las personas que quieran interponer denuncias?
—M.R.: No, nosotros no hacemos asesoramiento, primero porque hay compañeros que se dedican profesionalmente a hacer este trabajo. Pero tampoco forma parte de nuestros objetivos. Sí que lo es, insistimos, asegurarnos que todo el mundo actúe como lo haría si se tratara de un caso de robo o cualquier otro tipo de delito o infracción administrativa, que no quede en nada por el hecho que el perjudicado sea un animal.
-Manuela Perea (M.P.): Queremos contribuir a normalizar una situación que, seguramente, en tema de robos u otras infracciones todo el mundo conoce, pero en cuestiones de derecho animal, este seguimiento cuesta más. Pensamos que hay mucha gente que presenta una denuncia sobre maltrato animal y después ya no sabe nada más. Se trata de normalizar un procedimiento que para otros tipos de infracciones ya está muy normalizado.

—Sí que contemplan, sin embargo, personarse como acusación popular en casos muy concretos.
—M.R.: Sí, lo haremos en los casos que pensamos que no hay una persona que vele por los derechos de los animales o porque consideramos que es importante que el caso salga adelante de cara a empezar a tener sentencias y poder hacer publicidad, que la gente sepa que hay cosas que son delito.
—A.P.: Además, a veces que haya una acusación particular puede influir en las pruebas que se practican, y pasar de delito leve a un delito no leve, significando un cambio en la acusación final y una calificación diferente.

—¿La entidad nace porque detectan carencias?
—M.R.: Es cierto que falta legislación. En Cataluña, tenemos un reglamento que está bien, pero hace diez años que esperamos. Echamos de menos más normativa, si todo estuviera más normativizado, sería más fácil para todos. Y, aparte que haya carencias en la legislación, consideramos que, la que tenemos, a veces se aplica muy ligeramente. Por ignorancia, o porque, sencillamente, hay personas que creen que los derechos de los animales son derechos de segunda. La asociación nace justamente por estas carencias.

—¿De qué manera pueden contactar con la asociación las personas interesadas?
—M.R.: Sobre todo a través del correo electrónico (defensaanimaltarragona@gmail.com), pero también a través de las redes sociales, como Facebook o Instagram.


Fuente:  https://www.diarimes.com/es/noticias/tarragona/2018/10/24/muchas_personas_piensan_que_los_derechos_los_animales_son_derecho_segunda_48129_1091.html